¡Llámanos gratis!

Autónomos: ¿Qué es el RETA?

21 Septiembre 2020

Hay dos cosas en común entre los trabajadores por cuenta propia y los que lo son por cuenta ajena: el deber de declarar sus ingresos ante Hacienda, y el derecho a cotizar por su trabajo en la Seguridad Social.

La principal diferencia entre ambos colectivos es que sus derechos están regulados por regímenes diferentes: uno general para los trabajadores con contrato, y otro especial para aquellos que deciden emprender por su cuenta.

Te contamos en qué consiste exactamente este régimen especial, a quién afecta, sus ventajas y diferencias con respecto al régimen general, así como los pasos que debes seguir para darte de alta y poner en marcha tu negocio.

¿Qué es el RETA?

El RETA es el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos que regula las actividades económicas realizadas de forma habitual, personal y directa por profesionales mayores de edad que deciden trabajar por cuenta propia.

Al inscribirte en el RETA empiezas a cotizar en la Seguridad Social por la actividad profesional desarrollada por tu cuenta. Viene a ser lo mismo que haría cualquier otro tipo de trabajador por cuenta ajena, pero en este caso se regularía por el Régimen General de Trabajadores.

No obstante, a diferencia de este Régimen General de Trabajadores, el RETA obliga a que sea el propio trabajador el que ingrese sus aportaciones a la Seguridad Social de forma mensual, además de permitirle elegir cuál va a ser la base de su cotización independientemente de los ingresos obtenidos (algo que en el Régimen General depende del salario establecido en el contrato laboral).

¿Quiénes entran en el RETA?

Además de los emprendedores y trabajadores por cuenta propia, también entrarían en este Régimen Especial aquellos que se encuentren en alguna de las siguientes situaciones:

¿Para qué sirve realmente el RETA?

La finalidad del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos no es otra que la de proporcionar a los emprendedores que entran en este colectivo las mismas garantías que poseen aquellos trabajadores por cuenta ajena que pertenecen al Régimen General.

De esta forma podrás disfrutar de cobertura en caso de que surjan imprevistos que afecten al desarrollo de tu actividad profesional (enfermedad, cierre del negocio, etc.).

La cobertura de la que disfrutes en este caso dependerá de la cuota que decidas pagar, aunque siempre habrá una base mínima obligatoria por contingencias comunes (opción por la que suelen decantarse la mayoría de trabajadores autónomos). Esta cuota por contingencias comunes te cubriría en los siguientes supuestos:

Si lo deseas, puedes aumentar el porcentaje de tu cuota a pagar para de esta forma tener otro tipo de coberturas adicionales. De esta forma podrías estar cubierto por la Seguridad Social en caso de sufrir una lesión no invalidante o disfrutar de una prestación por desempleo mayor por cese de actividad.

¿Cómo me doy de alta?

Para darte de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos deberás acudir de forma presencial a una administración de la Seguridad Social y presentar el modelo TA052, junto con una fotocopia de tu DNI y con tu número de afiliación.

Si lo prefieres, y siempre y cuando dispongas de certificado digital, podrás realizar tu alta de forma telemática desde la propia web de la Seguridad Social, sin tener que acudir personalmente a una oficina.

En todo caso, lo importante a tener en cuenta es que el alta en el RETA es el primero de los trámites a realizar si quieres hacerte autónomo. Esto es así porque después tendrás un plazo máximo de 60 días para darte de alta en la Agencia Tributaria y marcar con ello la fecha de inicio de tu actividad laboral. 

Para más información, aquí te explicamos los pasos para darte de alta como autónomo,  incluyendo tu cita con Hacienda.

En resumen, si quieres empezar a emprender con buen pie y dentro de la legalidad, es indispensable que dispongas de ciertos conocimientos sobre los trámites a seguir, las administraciones implicadas y los plazos establecidos para realizar todas las solicitudes pertinentes. 

Lo más sencillo para asegurarte de que no se te escapa nada y evitar posibles sanciones es contar con la ayuda de una gestoría online, como Autónomos Tech, donde profesionales con años de experiencia pueden encargarse de hacer este trabajo por ti, además de asesorarte en todo lo que necesites para obtener el mayor beneficio de tu negocio.

Contáctanos desde nuestra web de forma gratuita y resolveremos todas tus dudas.